-50%

Leyendas – Gustavo Adolfo Bécquer

 60.000  30.000

Autor: Gustavo Adolfo Bécquer
Editorial: Jorge A. Mestas. Ediciones Escolares
ISBN: 9788489163461

Agotado

SKU: 9788489163461 Categorías: , Etiquetas: ,

Descripción

Leyendas – Gustavo Adolfo Bécquer

Cuenta con 11 atrapantes leyendas

El Beso

Las tropas francesas entran en Toledo a principios del s.XIX. Uno de los capitanes se aloja en una iglesia junto a algunos de sus soldados. Al día siguiente, los oficiales se reúnen en el Zocodover y le preguntan al capitán que tal ha pasado la noche; este dice que un ruido le despertó por la noche y antes de dormirse pudo observar en la oscuridad una mujer hermosísima pero esta era de mármol, al lado suya se situaba otra estatua pero esta vez de un guerrero que el capitán supuso que era su marido. Al oír esto, sus camaradas deciden ir a verla esa misma noche mientras brindan con vino. Los oficiales indagan y descubren que las estatuas pertenecen a un famoso guerrero y de su esposa Doña Elvira de Castañeda.

El rayo de luna

Manrique, un hombre muy encerrado en sí mismo, noble numantino, apreciaba la soledad en un alto grado. Su mayor debilidad era la poesía y por ello su carácter solitario le permitía pensar y ejercer su mente. Una noche cálida de verano en un bosque de Soria Manrique vio una mujer vestida de blanco que a el le pareció ser la mujer perfecta; el velozmente la comienza a seguir pero ella desaparece. Durante dos meses sus esfuerzos son en vano.

La ajorca de oro

Pedro Alfonso de Orellana amaba sin límites a María Antunez. Un día en que la sorprende llorando, logra, tras mucha insistencia, enterarse de que la mujer ansia obsesivamente hacer suya la joya de oro que lleva en uno de sus brazos la imagen de la Virgen del Sagrario, patrona de la ciudad de Toledo. Venciendo sus anteriores resistencias, esa misma noche el enamorado arranca sigilosamente, en la Catedral, la preciada ajorca a la Virgen; pero no puede llevarla consigo, pues en el templo el ha visto seres sobrenaturales, cadáveres resucitados y horrorosas alimañas.

El monte de las ánimas

Relación entre dos jóvenes nobles, uno de ellos soriano y otro extranjero (Beatriz). Volvían de el monten de las ánimas a la ciudad el día de todos los santos y ella le pregunto por el monte de las ánimas, ya que la leyenda decía que esa misma noche repicaban las campanas del monasterio y se levantaban las almas de los muertos. Ellos van al castillo y después de la cena se van a una acogedora sala donde unas viejas contaban historias sobre demonios. Ellos no hablaba, solo se miraban a los ojos.

Maese Pérez el organista

Maese Pérez es un viejo organista de la Catedral de Sevilla; éste es querido por todo el pueblo, todos admiran su forma de tocar, que alcanza su máxima brillantez en la Misa del Gallo. Fue precisamente en esta fecha cuando murió repentinamente el viejo debido a una enfermedad que él tenía. Al año siguiente de su muerte de la catedral salía una melodía angelical pero sin embargo nadie estaba sentado tocando el órgano.

La corza blanca

Un notable aragonés llamado Don Dionís, había luchado en la Guerra Santa; este tenía una hija, Constanza, que a su vez tenía un sirviente personal llamado Garcés. Un día tras acabar la caza se reunieron todos bajo unos arboles y le dijeron a Don Dionís que un zagal espantaba a los ciervos ya que ninguno se acercaba a ellos y cuando un grupo de corzas blancas aparecieron lideradas por una corza blanca al verlo también huyeron despavoridas. Garcés no paraba de pensar en el relato de la corza blanca; él amaba a Constanza, la azucena del Moncayo y penso que si atrapaba a la corza blanca para ella, esta caería rendida a sus brazos.

El Cristo de la calavera

El rey de Castilla manda a sus caballeros a Toledo. Todo eran fiestas de bienvenida, pero la gran fiesta era el día previo a la marcha de los caballeros a la guerra. En esta fiesta, la protagonista era Doña Inés de Tordesillas, una bella mujer que tenía enamorados a todos los hombres, pero sólo dos estaban en el buen camino para conseguir su corazón. Estos dos se llaman Alonso de carrillo y Lope de Sandoval, que destacaban sobre todo por su rendimiento. El día de la ceremonia, Doña Inés. Se dieron cuenta que tendrían que batirse para conseguir el corazón de esta dama; buscaron durante toda la noche un lugar donde poder llevar a cabo el duelo.

El Miserere

Un hombre encuentra un libro en una abadía. El hombre, al leer el libro, descubre en el borde una pagina una palabra de la que no conocía el significado, así que le pregunto a un anciano el significado de esta. El viejo reconoce la palabra y le cuenta al “investigador” una antigua leyenda.

Los ojos verdes

En una cacería Fernando de Argensola dispara a un ciervo y este malherido se adentra en una zona del bosque donde ni los cazadores ni los perros accedían puesto que era la zona de la fuente de los Álamos y allí se decía que quien se atreviese a entrar pagaría su osadías enfrentándose a un espíritu maligno que habitaba en la zona. De todos modos Fernando entró y consiguió coger su pieza, pero desde entonces su comportamiento cambió. Tenia aspecto pálido, se había vuelto introvertido q iba a cazar solo, pero nunca traía ninguna pieza.

La voz del silencio

Becquer, andando por la calle, oyó la voz de una mujer pero no sabia de donde provenía ya que se encontraba solo en aquel lugar. Llegó a su posada; una vez allí comenzó a dibujar y pintó la silueta de una mujer. Dos dais mas tarde volvió a pasar por la misma calle y volvió a escuchar lo mismo, esta vez decidió seguir la voz y esta le condujo hacia una ventana de una vieja casa.

La Creación

La creación: el dios Brahma se sentía solo y cansado de verse siempre a sí mismo, por lo que fecundó a Maya, la creadora que lo envolvía. De ella brotaron miles de puntos de luz, los gandharvas, pequeños chiquillos. Brahma practicaba la alquimia en su laboratorio y los pequeños acudían a observar en secreto a su padre. Estos, asombrados por lo que el padre creaba, volvieron en una ocasión en la que Brahma no se encontraba allí, y aprovechando que el laboratorio estaba abierto entraron.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Leyendas – Gustavo Adolfo Bécquer”